http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/12/logo-Portal-NEW9-01.png

[Opinión] Valparaíso: “Vocación portuaria irreversible”

Por: Sonia Tschorne B. Arquitecta  Vicepresidenta directorio Empresa Portuaria Valparaíso

2 Vicepresidenta Sonia Tschorne (1)

Sonia Tschorne B. Arquitecta Vicepresidenta directorio Empresa Portuaria Valparaíso

Con inquietud hemos visto que la discusión posterior a la entrega del informe patrimonial del consultor colombiano Juan Luis Isaza ha despertado variados comentarios acerca de los proyectos Terminal 2 y Puerto Barón, ambos fundamentales para la ciudad-puerto de Valparaíso, concentrando en ellos las críticas y alusiones.
Sin embargo, creemos que poco y nada se ha hablado sobre el foco principal de dicho estudio, como es la preocupante situación y estado actual del Sitio de Patrimonio Mundial (SPM) de Valparaíso.

Tampoco se ha apuntado mucho sobre la deuda que tenemos como sociedad con Valparaíso y los porteños al respecto. Y hablo de su gente, porque nuestra ciudad-puerto no se entiende sin ellos, los que han forjado la identidad de Valparaíso, los mismos que hace cien años –de forma revolucionaria para la época- decidieron ganarle terreno al mar y construir el primer puerto moderno de Chile de una forma… “irreversible”.

Valparaíso 1860Ha sido esa visión a largo plazo, que tuvieron autoridades, vecinos, profesionales de la época, la que ha permitido 100 años después seguir teniendo aguas abrigadas, las mismas que posibilitan hoy proyectar una inversión de más de US$ 500 millones con el nuevo Terminal 2, la más relevante realizada hasta ahora en el sistema portuario nacional.

Recordemos que el Terminal 2 es una iniciativa enmarcada en el Plan de Transformación Urbana del Borde Costero, documento que se origina hace más de 15 años y que fue conocido por UNESCO cuando el organismo global decidió declarar a Valparaíso como Sitio de Patrimonio Mundial. En esa carta de navegación, sostenida y reafirmada sucesivamente por gobiernos comunales, regionales y nacionales distinta, se anunciaba de forma clara y precisa que el sector en el cual hoy se emplazará el Terminal 2, estaba reservado para la ampliación de la infraestructura portuaria. El propio informe de Isaza así lo reconoce y reafirma, por tanto es extraño que hoy se discuta al respecto.

Este proyecto, tal como el resto de las iniciativas contenidas en el Plan Maestro de Inversiones Portuarias que impulsa al puerto, ha significado levantar inversiones por más de 1.000 millones de dólares y avanzar de cara a la generación (en el corto y mediano plazo) de cerca de 6 mil empleos de trabajo, precisamente lo que la comunidad porteña hoy pide a gritos. Dicho de otra forma, este Plan Maestro es la manera de hacerse cargo de la ciudad de una forma responsable y alineada con sus anhelos de progreso y trabajo.

De eso dan cuenta proyectos como Puerto Barón, que recupera el acceso del borde costero para los porteños; Accesibilidad y Remodelación Urbana de Muelle Prat, que da continuidad a las operaciones y rediseña un espacio tradicional con espacios de uso público; el nuevo Terminal de Pasajeros VTP que pondrá a nuestra ciudad-puerto en la primera línea de la industria de cruceros y el turismo. En suma, son iniciativas que remarcan la voluntad sostenida de cuatro Directorios de EPV y cuatro presidentes de la República, de articular a Valparaíso como un polo de desarrollo sinérgico entre lo portuario y lo patrimonial.

terminal 2Estamos convencidos de que el Estado y el concesionario harán todos los esfuerzos para trabajar en compensaciones sólidas, a la altura de lo que la población porteña espera en términos de desarrollo urbano y mejoramiento en su calidad de vida. Lo anterior, por cierto, a través de lo que la propia legislación nacional establece –en el marco del Estudio de Impacto Ambiental- y de una estrategia especial para la ciudad consensuada entre todos los actores involucrados.

No pongamos en riesgo la supervivencia futura de nuestro puerto mientras otros puertos concretan inversiones para crecer. No abramos equivocadamente la paradoja de desprender a Valparaíso de su vocación natural que es ser puerto. No terminemos por desnaturalizar los motivos que llevaron a UNESCO a considerar a la zona histórica de esta ciudad como digna de convertirse en uno de los tesoros patrimoniales del mundo.

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2015/10/banner_1.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2015/09/Banner-EPV-224x114.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/11/epi_nov.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/08/BANNER-ANTOFAGASTA.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/10/banner-puerto-arica.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/11/unnamed-1.png

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2015/10/TCVAL.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/03/3_MODIFICADO.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/02/CocinamarBanner1-1.png

[Opinión] Valparaíso: “Vocación portuaria irreversible”

Por: Sonia Tschorne B. Arquitecta  Vicepresidenta directorio Empresa Portuaria Valparaíso

2 Vicepresidenta Sonia Tschorne (1)

Sonia Tschorne B. Arquitecta Vicepresidenta directorio Empresa Portuaria Valparaíso

Con inquietud hemos visto que la discusión posterior a la entrega del informe patrimonial del consultor colombiano Juan Luis Isaza ha despertado variados comentarios acerca de los proyectos Terminal 2 y Puerto Barón, ambos fundamentales para la ciudad-puerto de Valparaíso, concentrando en ellos las críticas y alusiones.
Sin embargo, creemos que poco y nada se ha hablado sobre el foco principal de dicho estudio, como es la preocupante situación y estado actual del Sitio de Patrimonio Mundial (SPM) de Valparaíso.

Tampoco se ha apuntado mucho sobre la deuda que tenemos como sociedad con Valparaíso y los porteños al respecto. Y hablo de su gente, porque nuestra ciudad-puerto no se entiende sin ellos, los que han forjado la identidad de Valparaíso, los mismos que hace cien años –de forma revolucionaria para la época- decidieron ganarle terreno al mar y construir el primer puerto moderno de Chile de una forma… “irreversible”.

Valparaíso 1860Ha sido esa visión a largo plazo, que tuvieron autoridades, vecinos, profesionales de la época, la que ha permitido 100 años después seguir teniendo aguas abrigadas, las mismas que posibilitan hoy proyectar una inversión de más de US$ 500 millones con el nuevo Terminal 2, la más relevante realizada hasta ahora en el sistema portuario nacional.

Recordemos que el Terminal 2 es una iniciativa enmarcada en el Plan de Transformación Urbana del Borde Costero, documento que se origina hace más de 15 años y que fue conocido por UNESCO cuando el organismo global decidió declarar a Valparaíso como Sitio de Patrimonio Mundial. En esa carta de navegación, sostenida y reafirmada sucesivamente por gobiernos comunales, regionales y nacionales distinta, se anunciaba de forma clara y precisa que el sector en el cual hoy se emplazará el Terminal 2, estaba reservado para la ampliación de la infraestructura portuaria. El propio informe de Isaza así lo reconoce y reafirma, por tanto es extraño que hoy se discuta al respecto.

Este proyecto, tal como el resto de las iniciativas contenidas en el Plan Maestro de Inversiones Portuarias que impulsa al puerto, ha significado levantar inversiones por más de 1.000 millones de dólares y avanzar de cara a la generación (en el corto y mediano plazo) de cerca de 6 mil empleos de trabajo, precisamente lo que la comunidad porteña hoy pide a gritos. Dicho de otra forma, este Plan Maestro es la manera de hacerse cargo de la ciudad de una forma responsable y alineada con sus anhelos de progreso y trabajo.

De eso dan cuenta proyectos como Puerto Barón, que recupera el acceso del borde costero para los porteños; Accesibilidad y Remodelación Urbana de Muelle Prat, que da continuidad a las operaciones y rediseña un espacio tradicional con espacios de uso público; el nuevo Terminal de Pasajeros VTP que pondrá a nuestra ciudad-puerto en la primera línea de la industria de cruceros y el turismo. En suma, son iniciativas que remarcan la voluntad sostenida de cuatro Directorios de EPV y cuatro presidentes de la República, de articular a Valparaíso como un polo de desarrollo sinérgico entre lo portuario y lo patrimonial.

terminal 2Estamos convencidos de que el Estado y el concesionario harán todos los esfuerzos para trabajar en compensaciones sólidas, a la altura de lo que la población porteña espera en términos de desarrollo urbano y mejoramiento en su calidad de vida. Lo anterior, por cierto, a través de lo que la propia legislación nacional establece –en el marco del Estudio de Impacto Ambiental- y de una estrategia especial para la ciudad consensuada entre todos los actores involucrados.

No pongamos en riesgo la supervivencia futura de nuestro puerto mientras otros puertos concretan inversiones para crecer. No abramos equivocadamente la paradoja de desprender a Valparaíso de su vocación natural que es ser puerto. No terminemos por desnaturalizar los motivos que llevaron a UNESCO a considerar a la zona histórica de esta ciudad como digna de convertirse en uno de los tesoros patrimoniales del mundo.