Armasur presentará propuesta para revertir implementación de cursos OMI ¿Encontraste un error? Avísanos


Armasur presentará a la Dirección General de Territorio Marítimo y Marina Mercante (Directemar) una propuesta con observaciones a la pertinencia de los cursos de capacitación, de modelo OMI, para oficiales y tripulantes de la marina mercante nacional.

Con el modelo alternativo, el gremio con pretende revertir la decisión de la Autoridad Marítima de comenzar a exigir la normativa a contar del 1 de diciembre.

La propuesta, que será entregada el 7 de julio, fue acordada luego de una reunión entre ambos organismos en donde se comprometieron a revisar los contenidos de dichos cursos, cuya implementación empezaría a regir el 1 de julio, pero que, luego de diversas discusiones, entre ellas una resolución aprobada en la Cámara de Diputados, fue prorrogada para fin de año.

Manuel Bagnara, gerente general de Armasur, señaló a PortalPortuario.cl que la iniciativa que ellos presentarán se justifica en que los cursos, establecidos en un documento de la Organización Marítima Internacional (OMI), estarían diseñados para tripulantes de embarcaciones de navegación oceánica e internacional y no para para la flota de aguas interiores, correspondiente a la realidad de la mayoría de los marinos mercantes de la zona sur-austral del país.

El líder gremial explicó que en la reunión, la Directemar presentó una propuesta de cómo se implementarán los cursos, de llevarse finalmente a cabo, además de comprometerse a enviar las bases curriculares, documento sobre el cual Armasur elaborará su propia malla.

“Nos van a mandar ellos las mallas curriculares porque muchos cursos que están tanteados ahí, están contenidos en cursos anteriores. Por ejemplo, este curso A está contenido en el curso B en más de un 80%. Entonces aquí vamos a hacer un análisis que debería haberse hecho hace tiempo, porque no es llegar y copiar los cursos; pero todos aprendemos esto”, aseguró el gerente.

Bagnara destacó que desde el gremio no se oponen a la realización de los siete cursos que exige la Directemar, sino que la preocupación está orientada a la pertinencia de estos y, principalmente, a que el financiamiento no recaiga en los trabajadores.

“Acá hay muchos cursos como, por ejemplo, de liderazgo de Medio Ambiente que nadie se podría oponer, sobre todo si estamos en aguas protegidas que hay que cuidar por patrimonio”, dijo y agregó que “les dejamos en claro a la autoridad que los responsables de tener esos cursos al día son los oficiales, no los dueños de la empresa. El armador no va a pagar los cursos”.

Finalmente, el gerente se mostró optimista, puesto que la Directemar, indicó, no se reunió sólo con Armasur, también tuvo entrevistas con varios gremios tanto sindicales como empresariales.

“Yo observé que la Armada está abierta a que si nosotros le demostramos que los cursos no corresponden, tiene la mejor de las disposiciones. La duda acá se da si corresponde o no corresponde y Autoridad Marítima tiene la autoridad de decir qué corresponde, pero también tiene la facultad de decir qué no corresponde”, puntualizó.

Protocolos internacionales

Imagen gentileza de Armasur

“Por Resolución Directemar se actualizó la relación de cursos de capacitación, incorporando siete nuevos cursos modelo OMI, que son obligatorios sólo para oficiales embarcados en naves mercantes, a contar del 1 de julio de 2017”, decía un escrito redactado por el organismo el 15 de diciembre de 2016.

Sin embargo, no fue hasta comienzo de este año, apuntó Bagnara, que se activó la alerta en el gremio naviero, ya que, de aplicarse como se propuso en una primera instancia, significaría una amenaza para la fuente laboral de oficiales y tripulantes.

Sólo en Armasur son más de 3 mil trabajadores, entre oficiales y tripulantes, los que se verían afectados, indicó el ingeniero.

Específicamente, se trata de los cursos de Cargas peligrosas, potencialmente peligrosas y perjudiciales; Simulador de maniobra y trabajo de equipo en el puente; Curso BRM Gestión de los recursos del puente; solo para oficiales de puente.

Para oficiales de máquina, en tanto, son los de Simulador de la cámara de máquinas y curso ERM Gestión de los recursos de la cámara de máquinas. Mientras que para oficiales de puente y de máquina: Sensibilización con respecto al medio marino y Liderazgo y trabajo en equipo.

La aplicación de dichos cursos responden al STCW78/95 convenio Internacional sobre Normas de Formación, Titulación y Guardia para la gente de Mar, al cual Chile está suscrito.

Para Manuel Bagnara, la aplicación del convenio, en este caso, implicaría dos grandes problemas: el gran costo de los cursos, algunos, según explicó, con un costo de hasta un millón de pesos; y el tiempo que tendrán que invertir los oficiales y tripulantes, puesto que varios de ellos se imparten solamente en Valparaíso o Concepción.

“El tema es ver cómo se hace, si es a través de una OTEC (organismo de capacitación) y ver cómo se financia, eso es lo que dicen los trabajadores. La Armada está viendo, se hizo parte del trabajo de ver dónde se podía hacer, porque tenemos Marina Mercante de Arica a Punta Arenas. Vimos que la Autoridad Marítima tiene la voluntad”, afirmó.

Además que “ellos están contra el tiempo y nosotros los entendemos. El plazo ante y de aquí a diciembre tampoco son muchos meses. Lo que le explicamos a la autoridad es que esa gente que los va a cursar van a usar sus días libres para realizarlos. Les mostramos, algo que quizás ellos no habían visualizado, que es tiempo en que ellos descansan, que le quitan a su familia para estar cursándolos”, enfatizó.

Asimismo, Bagnara dijo que no hay que perder de vista que muchos de los tripulantes y oficiales son personas mayores, que llevan más de 40 años navegando, y para quienes no es tan fácil volver a estudiar, por lo que es algo mucho más complicado de lo que se ve a simple vista.


 

Galerías y vídeos portuarios