APM Terminals plantea cuatro desafíos para las autoridades portuarias latinoamericanas ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Luis Alonso

@PortalPortuario


En el marco del XXIX Congreso Latinoamericano de Puertos, la empresa APM Terminals se refirió a los cuatro desafíos para la competitividad de los puertos latinoamericanos, los cuales deben ser afrontados por las autoridades portuarias si desean ser relevantes en el futuro económico que atravesará la industria.

Bajo este contexto, Leo Huisman, Jefe de Terminales para América Latina de APM Terminals, señaló que “en las terminales, en los contenedores hay caos, si usted es un importador o exportador tiene una tarea difícil para mover su carga, debido al covid en el 2020 el impacto fue sumamente severo en la economía de América Latina, hubo una caída del 7%”.

Las economías esperan una recuperación entrando el próximo año y aún así América latina sigue sin liderar el proceso, lo cual para mi es un problema y en nuestra industria también es una oportunidad, hay muchas más cosas que se van a ver en América Latina, porque es un motor económico que necesitará algo de tiempo para calentarse, pero una vez esté caliente va a sorprender a todo el mundo”, agregó.

Primer Desafío

Para el representante de APM Terminales, el primer desafío para la industria portuaria en Latinoamérica apunta a lograr mantener los puertos competitivos frente a los demás mercados mundiales y ante los cambios venideros que estos tendrán.

En este sentido, Huisman indicó que “hay muchos importadores que están preocupados por la seguridad y la seguridad física de la cadena de suministros desde América Latina y son grupos muy poderosos, que influyen en los reguladores, en los gobiernos”.

“Yo lo que le pido a las autoridades portuarias es involucrarse, porque la aplicación de estas tecnologías avanzadas podría, de hecho, llevar a los puertos y terminales a un parón, necesitamos combinar y aprovechar la supervisión y vigilancia con unas superaciones sin interrupciones, este va a ser el desafío del regulador y nosotros, por supuesto, tenemos que jugar un papel ahí, pero las autoridades portuarias, por favor, involúcrense”, señaló.

Segundo Desafío

Como segundo desafío aparece la necesidad de dejar de lado los procedimientos basados en papel, que no ayudan en la agilización de los procesos que necesitan los puertos, transitar por las vías tecnológicas.

Leo Huisman comentó que “con base en los comentarios de los importadores y exportadores, mover y transformar más hacia las plataformas digitales. Hemos avanzado mucho en el movimiento hacia una era digital, estos importadores y exportadores van a cambiar sus procedimientos a plataformas digitales”.

“Una de estas es Tradelens, en América Latina hay 31 terminales que ya se apuntaron al Tradelens, hablan con esta plataforma en la nube, y hay otros 18 países que van a suscribirse, así que muy pronto América Latina, como el resto del mundo, estará hablando con una plataforma digital”, complementó.

En esta misma línea, hizo un especial llamado de atención a las autoridades, donde señaló que “lastimosamente hay una parte que está muy lenta en este proceso de cambio y son las autoridades portuarias, las autoridades aduaneras, estas necesitan embarcarse en esta tendencia”.

Tercer Desafío

El tercer desafió planteado desde APM Terminals guarda relación con acelerar el rendimiento que desempeñan los puertos latinoamericanos, con especial atención a la expansión que sostendrán los mercados y la industria en años venideros.

“Ahora mismo lo que yo veo es que tenemos algunos terminales en Latinoamérica donde existe congestión cuando el mercado aún no ha crecido, nosotros vamos a ver en algunos centros económicos muy importantes que los puertos no van a poder ir al mismo ritmo que el crecimiento y muy pronto las navieras, que han encargado una gran flotilla de nuevas embarcaciones -no están listas- pero saldrán en 2024-2025, veremos una mayor cascada de grandes embarcaciones hacia América Latina”, enfatizó Huisman.

“Lo que ven actualmente es por que hay caos en los mercados, hay muchos servicios muy pequeños saliendo de Asia hacia América Latina que cuando se normalice el mercado no van a tener sentido económicamente hablando, veremos una mayor cantidad de embarcaciones que van a caer dentro de la categorías 366 a 400 metros, ahora, ¿queremos nosotros ser el lugar de estas grandes embarcaciones? entonces tienen que prepararse y rápido”, profundizó.

Cuarto Desafío

Finalmente, el último desafío planteado desde la compañía operadora de terminales de contenedores, se enlaza con el cambio que está desarrollando la industria por tener un menor impacto en el medio ambiente, lo que plantea retos de infraestructura que deberán ser abordados por los puertos.

“La neutralidad del carbono, de hecho hemos visto una aceleración en las navieras, que exigen que la industria se vuelva neutral en cuanto al carbono y ustedes como puertos deben decidir ¿quiero ser relevante cuando este mundo se me venga encima?”, expresó Huisman.

“Esto no es únicamente teniendo terminales que operan con electricidad que proviene de combustibles eco amigables, eso podremos descifrarlo, pero estos viendo también asegurarse que las embarcaciones puedan operar de diferente manera y en definitiva, ustedes querrán jugar un papel para suministrar los combustibles adecuados, nuevos combustibles para los operadores de embarcaciones. Habrá jugadores en esto que van a ser los que impulsarán este juego, ¿les interesa a ustedes ser uno de ellos?, finalizó.

Según lo argumentado por Leo Huisman, América Latina no está liderando este proceso de cambio, por delante se encuentran Estados Unidos, Europa y Asia, pero aún existe la posibilidad de que los puertos latinoamericanos sean competitivos internacionalmente.

Compartir




Ver mais conteúdos