Enrique Arteaga: “El APL Logístico-Minero de Antofagasta  ha sido un caso de éxito” ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Sebastián Betancourt/AO/CG

@PortalPortuario


Tras estar en el centro de la polémica por la contaminación residual en su ciudad, Antofagasta Terminal Internacional consiguió ser protagonista y un actor relevante para cambiar la imagen del puerto al avanzar en materias medioambientales.

En concreto, en los últimos años,  ATI -que recientemente recibió la certificación Huella Chile 2018 que acredita la cuantificación de la huella de carbono, invirtió 18 millones de dólares en tecnología y equipos para elevar sus estándares ambientales en el marco del Acuerdo de Producción Limpia (APL) Logístico Minero, según detalló PortalPortuario.cl, el gerente general de ATI, Enrique Arteaga Correa, quien efectuó un balance de este proceso.

El APL Logístico- Minero del Puerto de Antofagasta lo firmamos en septiembre de 2016, junto a otras empresas tanto privadas como públicas, todas vinculadas a la cadena logística – minera y terminamos este proceso en septiembre del año 2018, y fuimos certificados en mayo de 2019. Este APL implicó una inversión de USD 18 millones en nuevas tecnología”, comentó Arteaga al ser consultado por este medio.

¿En qué consistió la ejecución del Acuerdo de Producción Limpia para  ATI?

El APL Logístico Minero del Puerto de Antofagasta se firmó en septiembre de 2016 y buscaba incorporar medidas adicionales a las mandatadas por las regulaciones vigentes asociadas a la prevención y control de potenciales emisiones de material particulado.

En términos concretos ¿Qué implicó este proceso?

Esto significó que cada una de las empresas se comprometió con una serie de mejoras y, en el caso de ATI, nosotros nos comprometimos a la implementación del sistema de spreaders para el uso de contenedores de volteo; el cierre de las bodegas de sistema de acopio (SAC) de concentrado y otra que es del terminal de embarque de graneles TEGM y la puesta en marcha de un sistema de lavado de camiones y vagones, al momento en que los camiones entran y salen del puerto.

Actualmente ¿Cómo se pueden ver los beneficios que produjo su implementación?

Enrique Arteaga

Hoy, el 100% de todas estas cargas de concentrados que llegan a ATI, lo hacen de manera hermética, ya sea a través de este sistema de la bodega RAEC o de los contenedores de volteo; por lo tanto, eso es importante destacar. Además, el puerto cuenta también con barredoras y aspiradoras móviles y nosotros incorporamos dos sistemas de succión de polvo, que permiten capturar partícula de polvo en el aire y llevarla al fondo de la bodega.

¿Qué significó para ATI su ejecución?

Para nosotros significó poder visibilizar o haber transparentado todas nuestras operaciones portuarias a través de cámaras online en nuestra página de Internet. Por lo tanto, esto fue relevante para poder desmitificar cualquier situación que se pudiera creer que ocurría en el puerto.

¿Qué rol desarrolla ATI dentro de la cadena involucrada en el acuerdo?

Nosotros somos el último eslabón de la cadena en la cadena productiva mineral de la región. Nosotros somos los que realizamos el embarque de estos productos, lo que es una etapa clave en la exportación de los productos mineros hacia el mundo.

¿Cómo se ha podido ver reflejado el proceso de descontaminación en la ciudad?

Diría que ese es un tema que corresponde a las autoridades pertinentes, pero desde que recibimos la concesión –del puerto- en el año 2003, hemos contribuido a mejorar las operaciones del manejo de los graneles minerales, que antes se acopiaban al aire libre sin ninguna protección. Entonces, somos parte de este proceso histórico que ha permitido evolucionar en esta materia y todo esto obviamente para convertirnos en un puerto cada vez más sostenible y que podamos coexistir con la comunidad, cumpliendo todas normas las actuales e implementando mejoras de manera voluntaria, que van más allá de lo que exige la ley; yo te diría que eso es lo relevante.

¿Y los otros actores involucrados?

Todas las empresas han ido implementando mejoras a sus procesos incorporando tecnológicas de tal manera de ir generando un proceso cada vez más comprometido en el manejo de los concentrados minerales. Esto ha sido un círculo virtuoso, porque se ha podido demostrar que esto se puede lograr, que esto de implementar mejoras voluntarias que vayan mas allá de las exigencias legales es real.

¿Cómo ha sido la relación con el resto de los actores que participan de este acuerdo?

Creo que la relación, lo que me ha dejado contento de esto, es que el APL logístico minero de Antofagasta  ha sido un caso de éxito y ha quedado demostrado que las alianzas público–privadas pueden generar valor y pueden contribuir más allá de lo que la normativa del exige. Todos hemos aprendido esa lección, que se puede realizar este trabajo conjunto y generar un valor real. Este es un claro caso de éxito que se puede observar, todos hoy día operamos de una mejor manera, todos fuimos capaces de alinearnos en pos de un objetivo común, que era mejorar los estándares en el manejo de los concentrados minerales.


Compartir