Francisco Cruz: Cruceros en Chile, una mirada desde Panamá ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Francisco Cruz

Abogado PUC

Embajador de Chile en Panamá


Chile y Panamá han abordado desde hace un tiempo la necesidad de aprovechar sus costas con la creación Home Ports, esto es, un puerto de embarque y desembarque de pasajeros donde se inicia o finaliza una ruta de crucero.

Los beneficios son exponenciales, ya que en primer lugar se permite potenciar el turismo en los puertos de recalada, generando en las rutas definidas ingresos estructurales por concepto de gasto, revitalizando el comercio y diversos sectores de la economía. A ello hay que agregar el aporte a la “Marca País” tanto en Chile como en Panamá, a través de la mayor visibilidad que significa un flujo turístico que comparta volumen y frecuencia.

A lo anterior se suman incentivos de mercado para enfrentar un público “cautivo” con nuevas estrategias que movilizarían al Estado en el mejoramiento permanente de infraestructura y servicios, pudiendo formular políticas de intereses especiales orientadas a una promoción, que segmente y defina nuevas categorías de turista.

Así por ejemplo, un Home Port en la Zona Central de Chile, y una similar iniciativa de Panamá en Amador, podrían considerar focos similares de trabajo, como lo son: una política logística que facilite procesos de embarque y desembarque; una oferta capaz de aprovechar ciclos estacionales (temporadas) diversos en distintos lugares; y una movilización de inversión público y privada que potencie acciones de diseño, construcción y operación, además de dinamizar la industria turística en particular.

Las grandes políticas públicas se elaboran mirando el largo plazo pero, a la vez, con un sentido pragmático del momento oportuno lo que permite traer a valor presente sus beneficios proyectados para adelantarse a los hechos, internalizar tendencias, y generar sinergias entre actores naturalmente involucrados. Esto es claramente uno de esos casos y la Diplomacia Corporativa debe tener la capacidad estratégica de hacer del esfuerzo público / privado (PPP) una realidad, acompañando con eficiencia a actores, “conectando” dimensiones asociadas a estas operaciones de gran escala, y aportando un due diligence amistoso que ayude a enfrentar las regulaciones locales y la convergencia relativa en políticas, tarifas, costos y ayudas públicas. Todo en aras de construir un Home Port que podría tomar ventaja de las frecuencias aéreas diarias existentes entre Chile y Panamá.

Si somos capaces de aquilatar un proyecto de esta envergadura porque no soñar en zarpar de Amador a la V Región, escalas mediante por cierto por el Pacífico, desembarcar para recorrer nuestros valles vitivinícolas de la zona central, sin excluir otras rutas del vino, y luego volver a Panamá en avión. Puestas las cosas de otro modo, cuántos turistas que disfrutan del esquí en nuestras montañas podrían cruzar el Canal de Panamá en unos días, cambiando el kit de nieve por uno de buceo en las cálidas aguas del Istmo.

De los sueños nacen las realidades y es responsabilidad de los agentes tomadores de decisión el carácter y la consistencia en contribuir a aquello.


 

Galerías y vídeos portuarios