Informe OMI examina transporte marítimo y cruceros como fuentes de basura marina ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


Las fuentes y los efectos de la basura marina proveniente del mar son el tema central de un nuevo informe del Grupo de expertos sobre los aspectos científicos de la protección del medio marino (Gesamp), un órgano consultor ante las Naciones Unidas patrocinado por 10 entidades, incluida la OMI (Organización Marítima Internacional).

El informe describe las diversas fuentes de basura marina y su impacto, evalúa la disponibilidad actual de datos e identifica las lagunas de conocimiento para las principales categorías de fuentes marinas de la basura plástica.

Subraya, además, la necesidad urgente de reducir los desperdicios. En él se exponen una serie de iniciativas en curso y se sugieren medidas para combatir este problema, proporcionando información práctica a los lectores. También destaca las lagunas de conocimiento y las áreas sugeridas para futuras investigaciones académicas y científicas, incluyendo las repercusiones de la Covid-19 en las industrias marítimas y los medios de subsistencia que dan lugar a la basura marina.

Aunque existe muy poca cuantificación de las fuentes marinas de la basura marina en la literatura científica, contrastada por homólogos y literatura gris (destacada como un área de investigación adicional), el informe examina cinco categorías principales.

Una es el transporte marítimo y navegación. El documento señala que la basura procedente de los buques mercantes, cruceros, yates y embarcaciones de recreo pueden adoptar la forma de residuos sólidos, residuos de las bodegas de carga (por ejemplo, correas de alambre, materiales de embalaje, láminas de plástico o cajas), basura generada durante las operaciones normales de los buques, restos personales de los individuos a bordo, otros del desgaste normal de la nave y aguas residuales.

El informe también destaca los microplásticos procedentes del transporte marítimo y de la navegación, en particular de los vertidos de agua de lastre, así como los naufragios, los contenedores perdidos y la carga. Además de impactar en la fauna y flora marinas, afectar a las zonas costeras y dañar potencialmente a otros buques, la basura del transporte marítimo y la navegación también puede afectar la acuicultura costera y oceánica.

Los otros aspectos estudiados son la pesca, acuicultura, materiales de dragado, exploraciones de petróleo y gas; redes para tiburones; la vigilancia meteorológica y arrecifes artificiales.

El informe concluye que las actividades en el mar contribuyen a la carga mundial de basura marina, y que esto justifica la preocupación. Sin embargo, no es posible estimar la contribución total de las fuentes marinas.

El informe no examina los posibles efectos tóxicos de los plásticos en la fauna y flora marinas, ya que este y otros temas se tratan en detalle en los informes elaborados por Gesamp sobre las fuentes, el destino y los efectos de los microplásticos en el medio marino.


Compartir




ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias

Ver mais conteúdos