José Antonio Contreras: “Con el dragado se logrará que los grandes buques puedan acceder a Guayaquil” ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Andrés Orrego Siebert

@PortalPortuario


A pesar de haber movido 850 mil TEUs en 2018, lo que significó una leve baja respecto de la transferencia de 2017, en el puerto público de Guayaquil, que es operado por Ictsi a través de Contecon Guayaquil, hay altas expectativas de lo que podría darse en 2019.

El terminal, de acuerdo a su gerente general, José Antonio Contreras, se adaptará para recibir buques neopanamax que podrán entrar al por el brazo de mar al alcanzar -en el canal de acceso- una profundidad de 12,5 metros, luego de que Jan de Nul concluya las obras.

¿Qué piensa de las obras de dragado que se llevan a cabo en la zona y cuánto cree que beneficiarán al puerto?

Para Contecon Guayaquil S.A., y para el comercio exterior ecuatoriano, representa una nueva era en la conectividad del país con el resto del mundo. Con el dragado, se logrará que los grandes buques puedan acceder a Guayaquil y con ello, los exportadores e importadores, entre ellos el sector bananero, que recordemos representa más del 60% de la carga exportada del Ecuador, contarán con la posibilidad de embarcar sus productos en el puerto más cercano a sus centros de producción, evitando así extra costos logísticos y manteniendo su competitividad. El transporte terrestre hasta el nuevo puerto de Posorja tendrá un costo adicional de 150-200 dólares por viaje/contenedor.

¿Qué proyectos de desarrollaron en 2018 y qué sigue para los que vienen en materia de inversiones?

Ha sido un año muy positivo para CGSA ya que hemos cumplido con la implementación de varios proyectos. Hemos potenciado nuestra área comercial con una nueva estructura organizacional, creamos la Comunidad Logística del Puerto de Guayaquil (CLPG) el pasado mes de agosto, pusimos en marcha Logipuerto (una empresa de servicios logísticos), conseguimos la autorización para poder operar simultáneamente dos buques de 305 metros (único puerto en el país) y nos certificamos en Carbono Neutralidad. En 2019 haremos fuertes inversiones encaminadas a adaptar el puerto a los nuevos buques Neo Panamax que podrían comenzar a llegar en el último trimestre de 2019, una vez se finalice el dragado del canal.

¿Será ese el desafío central para ustedes en  2019?

El reto más importante es adaptar el puerto a los nuevos buques (Neo Panamax) que comenzarán a llegar a la ciudad a partir del cuatro trimestre de 2019. En paralelo, vamos a seguir desarrollando con fuerza nuestra interacción con el sector exportador e importador, continuaremos analizando y desarrollando nuevas líneas de negocio, seguiremos trabajando en mantener a Contecon Guayaquil S.A. (CGSA) con el alto nivel de compromiso social y medioambiental que siempre le ha caracterizado. Cabe recordar que recientemente, hemos recibido la certificación de Carbono Neutro, convirtiéndonos en la primera instalación portuaria de la región en conseguirla, marcando una tendencia que de seguro muchos otros puertos seguirán.

 En Chile existen varias problemáticas en relación a la operación portuaria como la vinculación ciudad-puerto y las conexiones viales y acceso a los recintos portuarios ¿Cómo han abordado estos puntos en Ecuador y, particularmente, en Guayaquil?

El puerto está conectado con la ciudad por una gran avenida, misma que se adhiere con la vía perimetral que rodea el casco urbano, evitando así, que la carga circule por las calles internas. Adicionalmente, este año, el Gobierno del Ecuador ha impulsado un proyecto llamado “Viaducto Sur”. Corresponde a una infraestructura que tendrá 44 km, que incluye cuatro puentes y vías que conectarán la zona portuaria con Durán y la vía Puerto Inca–Naranjal, formando un macrodistribuidor de tráfico que facilitará la logística de las exportaciones. Un gran proyecto que rebajará los tiempos de tránsito, la distancia, y por lo tanto, se traducirá en mejora de costos para el sector exportador e importador del Ecuador.

 Contecon se encuentra en un área donde existen varios terminales ¿Cómo enfrentan esa competencia y qué los diferencia de los otros terminales de esa zona?

Efectivamente, en Guayaquil existen varios puertos que manejan contenedores, uno de ellos habilitado por su contrato de concesión, Contecon Guayaquil S.A., y otros con permisos de uso de playa y bahía, denominados Terminales Portuarias Habilitadas. Conviene matizar que de acuerdo a la Constitución del Ecuador, el servicio portuario es un servicio público, que únicamente puede ser brindado por el Estado, y solo en ocasiones excepcionales lo puede delegar a un privado a través de una delegación/concesión. CGSA, después de licitar y ganar un concurso internacional en el año 2007, tal y como está obligado por su contrato de concesión, paga un porcentaje de sus ingresos por la prestación de un servicio público.

A propósito de competencia ¿Cómo se preparan para enfrentar el inicio de las operaciones de WP World en el Puerto de Posorja?

Contecon Guayaquil S.A. continuamente está avanzando hacia la excelencia operativa, medioambiental y social, esto nos permite ser un referente nacional y regional, y por lo tanto tener una alta valoración por parte de nuestros clientes. Desde el punto de vista de competencia, en operación no tenemos ningún temor y estamos preparados, seguramente los demás intenten seguir los pasos que marcamos. Por ejemplo, crear una Comunidad Logística con importadores y exportadores, poner en marcha una compañía logística que permita optimizar los costes de transporte de nuestros clientes, conseguir el certificado de Carbono Neutralidad, etc…

Lo que si nos preocupa, es no poder competir por tener condiciones contractuales diferentes como lo hemos hecho conocer a diversas autoridades competentes del país.

 Si usted fuera una autoridad ministerial encargada de la logística y transportes en su país ¿Qué aspectos mejoraría?

Aunque se han hecho muchos avances en los últimos años a nivel de infraestructura, hay zonas que concentran importantes producciones agrícolas que aún no tienen las conexiones terrestres adecuadas, impactando negativamente en su competitividad. Por ejemplo, la carretera Guayaquil – Machala, una de las más transitadas del país y donde aún hay tramos de un solo carril.

¿Abordaría las asimetrías regulatorias?

Un tema fundamental que se debe analizar para el futuro de las concesiones portuarias, es la regulación adecuada del sector. En la actualidad hay un mix de operadores (concesionados y privados), que compiten en un mismo mercado, con condiciones totalmente dispares. Esto provoca que no se pueda competir igualitariamente. Incluso entre concesiones hay diversidad de criterios y requisitos, por ejem. CGSA tiene que pagar el 9.5% de todos sus ingresos por prestar un servicio público (el portuario) y DPW Posorja únicamente pagará el 1% durante sus primeros años. Esto tiene un efecto directo en los costes y evidentemente afecta a la competitividad.

Ustedes iniciaron la primera comunidad logística de Guayaquil ¿Cuál es el balance de esa experiencia? ¿Qué desafíos vienen por delante? ¿A qué otras empresas y organismos públicos esperan sumar?

Efectivamente, la creamos en el mes de agosto y la experiencia no ha podido ser más gratificante. La respuesta de los gremios y empresas ha sido muy positiva, percibiéndola como un cambio radical en la cadena logística del Puerto de Guayaquil con los exportadores e importadores. Uno de los primeros frutos de esta colaboración, ha sido la creación de Logipuerto, empresa de logística cuyo objetivo es optimizar el coste de transporte de los usuarios del puerto (importadores y exportadores). De esta iniciativa ya tenemos los primeros resultados, hemos conseguido ahorrar cerca de un 15% en el flete de algunos clientes.


 

Compartir