Wildo Arévalo: ¿Se acerca el fin de las cargas garantizadas para el Puerto Terrestre de Los Andes? ¿Encontraste un error? Avísanos

Wildo Arévalo es Ingeniero Comercial MBA Experto en Aduana


La concesión del Puerto Terrestre de Los Andes (PTLA), ha sido -sin duda alguna- una solución a la saturación de las calles y parqueaderos que ocurría en el año 2005, efectivamente el contexto de trámites manuales, timbres y papeles.

No obstante, el contexto cambió. Si bien las bases garantizan que todas las cargas deben ser enviadas para su fiscalización y autorización de retiro al PTLA (nral. 1.12.7 de las bases de licitación), exceptuando las peligrosas, tránsitos, reexpediciones y lastres, sancionando con una cláusula el no cumplimiento.

Esta medida ha sido relevante en la rentabilidad del proyecto y su acompañamiento, no obstante, esta cláusula tiene una validez de 15 años, desde la fecha de inicio de su explotación que partió con sus servicios el 09.12.2006; es decir, las bases comprometieron un plazo relevante para recuperación de la inversión y tiene como vencimiento el 09.12.2021, sacrificando la generación de competencia natural en el desarrollo de la oferta logística. Es así como, según lo estipulado en las bases (desconozco otro acuerdo legal), PTLA ya maduraría al cumplir 15 años el 2021 y podrá valerse por sí mismo, espíritu de las bases al fijar dicho plazo de exclusividad en la atención de las cargas.

El que las cargas tengan la libertad de transitar y elegir el prestador de servicio es beneficio para la libre competencia, así como para generar atenciones expeditas como lo es el despacho en frontera, una normativa moderna que se aplica en otras Aduanas del país, permitiendo liberar en frontera para una gama de cargas más amplia y que para el caso de Los Libertadores estuvo prohibida por 15 años debido a la cláusula de obligación que implicaba que todas las cargas deben ser derivadas para su tramitación en el PTLA, con las excepciones señaladas.

Hoy, con el alto nivel de desarrollo del área de fiscalización y técnica de aduanas que fortalece el tránsito expedito de las cargas, al despachar en frontera y seleccionar para su fiscalización en forma certera, las mercancías que sí deben pasar a su inspección a mayor detalle a una zona de fiscalización es más que justificable disponer de estos procesos al servicio del país, que facilitan y son eficientes en el control, pero -a su vez- son eficaces en la fiscalización.

La gran inversión que realizará el PTLA es destacable más aun considerando que ingresará al partido con las reglas del juego donde cualquier inversionista lo puede hacer. El cumplimiento de los 15 años permitirá tener una fórmula donde se pueda aumentar el tipo de cargas no garantizadas, de tal forma que otros jugadores puedan ingresar a la oferta de servicios a la carga y disminuir costos logísticos.

Un ejemplo son las cargas de exportación que al no tener dicha obligación pueden ser presentadas al servicio en cualquier aduana de origen, independiente si la aduana de salida sea Los Libertadores.

Esperemos que la inversión que será  realizada por PTLA, tan necesaria para el desarrollo económico de la ciudad, tenga una fórmula que permita al importador una disminución de sus costos logísticos y generar competencia en la oferta o flexibilidad en el proceso de presentación de servicios a las cargas. Para esta nueva forma logística que se viene, se cuenta con un año para la preparación de esta nueva forma de enfrentar la logística en el puerto terrestre más grande del país.


 

Compartir

*Los dichos vertidos en las columnas de opinión son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten y no representan necesariamente el pensamiento editorial de PortalPortuario.cl

Si desea participar como columnista envíe su columna de opinión a: contacto@portalportuario.cl





ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias