Ángel Elías: “Lo digital va a traer cambios culturales en la industria portuaria” ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Andrés Orrego Siebert

@PortalPortuario


 

Las nuevas tecnologías, la automatización y la digitalización de procesos entraron al mundo portuario para quedarse, lo que supondrá un cambio cultural que los puertos, sus trabajadores y ejecutivos deberán asumir para adaptarse y no quedarse atrás.

Ángel Elías, presidente del Ente Administrador del Puerto de Rosario y del Consejo Portuario Argentino, estima que estos cambios se están imprimiendo a gran velocidad, generando un cambio de paradigma a nivel mundial.

¿Cómo asumen los puertos argentinos el desafío de la digitalización? 

El mundo está teniendo cambios muy importantes y extremadamente rápidos, entonces la manera de asumir esos cambios, que tienen que ver con las tecnologías, incorporación de las nuevas tendencias de lo digital a la cuestión portuarias que va a traer transformaciones culturales a la industria portuaria, nunca han sido analizadas en conjunto en lo que puede ser un cambio de paradigma mundial.

¿Cuál es su opinión sobre el fenómeno de las fusiones, las alianzas y las concentraciones de las navieras que incluso han comenzado a comprar terminales portuarios?

La globalización va a seguir, pero va haber lugares de tensión muy fuertes, sobre todo concentración. Lo que hace falta son regulaciones que permitan que los puertos se sigan desarrollando y que no lo hagan al compás de las tendencias globalizadoras que van a hacer que en muy pocas manos queden las navieras, los terminales portuarios, etc.

En el caso de Rosario ¿Cómo se vive esta tendencia?

En Rosario tenemos una particular preocupación en estos temas y estamos trabajando muy intensamente en hacer que las exportaciones de Argentina sean menos primarias, eso nos parece muy importante, ir incorporando las nuevas tecnologías y desarrollando una nueva matriz de exportaciones. Esos son un poco nuestros desafíos, no queremos ser solamente un lugar donde salga productos como harina, aceite o biodiesel, sino que eso tiene que ser un elemento constitutivo de la balanza comercial del país, pero hay que avanzar en otras cuestiones también.

Y a nivel nacional… ¿Argentina va al compás de las tendencias globalizadoras? 

Argentina, en el sistema portuario, tiene un cambio importante que es la nueva institucionalidad que surge a partir de la asunción del nuevo gobierno en diciembre de 2015. Se dio la conformación de un organismo de búsqueda de consensos, que se basa en el dialogo, que es el Consejo Federal Portuario. En este consejo se da una cosa inédita, primero, porque hay dialogo y esto significa un cambio importante con lo anterior, segundo porque están integrados los puertos privados con un representante y los puertos públicos, en este caso los del consejo portuario, pero también las autoridades de las provincias que tienen puertos a través de los máximos representantes de las políticas públicas de cada estado provincial.

¿Cómo ha funcionado?

Me parece que se han puesto en marcha algunas políticas que son muy importantes, por ejemplo la búsqueda de la mejora de los servicios de ultrapuerto y la racionalización de los costos portuarios, no diría la baja de los costos de manera directa, sino que se trata de que se mantengan bien los servicios para que se destierren los mercados opacos, las cauterizaciones, etc.

¿Y en Rosario?

Eso en Rosario tiene una experiencia muy válida. La estiba que estaba casi monopolizada, hoy primero que han generado los propios dadores de la estiba una rebaja importante, y luego se han asumido con la responsabilidad de licitar los costos. Entran nuevos jugadores, luego las empresas y eso va a significar una baja importante de costos.
Ahora bien, nosotros desde el Consejo Portuario Argentino, a la política de baja de costos, la entendemos desde otro lugar, desde los puertos. Me parece que cuando hay baja de costos en general, se benefician las navieras y se benefician el exportador básicamente. Nos parece que está bien que se beneficien las navieras para que sigan abasteciendo a los puertos y obviamente los exportadores porque son quienes conforman el ingreso de divisas para nuestra balanza comercial. Pero nos interesan los productores, aquellos que tengan condición de generar valor, incorporar tecnología, complejidad tecnológica y llevar adelante un conjunto de productos que contribuyan a generar empleo, reivindicar la economía regional, trabajar sobre las infraestructuras que hoy están en crisis en casi todos lados.

¿Están las ineficiencias fuera de los puertos?

Por ahí los puertos pueden ser eficientes pero la interacción que hacen desde el campo hasta el puerto, desde la fábrica hasta el puerto, muchas veces, hace perder competitividad al sistema. Así que nos preocupa la baja de costos, pero entendida como agregado de valor para beneficiar a nuevos jugadores, y en un contexto donde hay que llevar adelante a las economías regionales y hay que llevar adelante reclamos también reclamos, sobre todo por la cuestión de los accesos viales y ferroviarios.

¿Cómo va cerrar el año Rosario?

Lo más importante es que hemos sumado varios hitos que hablan de que muchas veces las condiciones de los puertos mejoran con las intervenciones de políticas publicas o de interacción entre lo público-privado. Yo digo el poder de las conversaciones, sentar a toda la comunidad portuaria de Rosario alrededor del Directorio de Enapro y alrededor del Consejo Consultivo de Enapro nos llevó a hitos fundamentales. Primero, la Bolsa de Comercio, que se le pone siempre como un organismo casi rector de la economía de nuestra región, se incorpora a la Enapro porque estuvo ausente por muchos años. En segundo lugar, un acuerdo de paz social con los trabajadores, nos permitió salir desde un puerto con conflictividad. Después también la recuperación institucional de una empresa concesionaria que había hecho que el puerto no funcione, eso se logró también con acciones políticas que administraron la llegada de nuevo inversores que conformaron una nueva sociedad, mucho más sana económicamente y con más vocación para invertir y desarrollarse.

¿Eso ha reactivado el movimiento de carga?

Esto permite que venga General Motors y su sello de calidad en cuanto a la calidad de la logística a través del puerto o que se muevan todo tipo de cargas, sobre todo las cargas de proyectos, las descargas de 700 mil toneladas de rieles para el Belgrano Cargas por el sistema ferroviario, sobre todo ser una verdadera terminal multipropósito.
Me parece que eso es lo que se ha venido consolidando, no tanto todavía en cantidad de TEUs, porque el corazón del negocio son los contenedores, pero hay que entender que pasamos de 0 a 70 mil y resolvimos todas estas instancias previas. Por lo tanto, estamos llamados a ser una terminal que sea, por la ubicación de la hidrovía, estratégica para el desarrollo de la región.

¿Cuál es la meta?

Estamos en 70 mil contenedores y los vamos a duplicar seguramente el año que viene y estamos en 6 o 7 millones de toneladas con mucha posibilidad de seguir creciendo, no solamente en el puerto y la terminal multipropósito sino también en la terminal de granos que también es pública de la Enapro. Ahora está por las cuestiones de que es una terminal que se especializa en granos y no en sus productos, este año ha tenido una perfomance un poco más baja pero sin duda el año próximo se va a recuperar porque hoy tiene una infraestructura reconstituida con la puesta en marcha de los dos muelles


 

Galerías y vídeos portuarios