[Opinión] Iván Mateluna: “Los daños económicos que produce el sector Barón sin uso portuario” ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Iván Mateluna
Presidente de la Federación de Dueños de Camiones de la Quinta Región (Fedequinta).


Iván Mateluna

Como presidente de Fedequinta, gremio que agrupa al transporte de carga de toda la Quinta Región, me veo en la necesidad de exponer ante la ciudadanía los alcances económicos que significa usar, o no, el sector de Barón para el almacenaje de contenedores.

En primer lugar, cada contenedor cargado que pasa por Valparaíso aporta aproximadamente 780.000 pesos a la ciudad. Esto queda distribuido en distintas proporciones para los terminales portuarios, agencias de aduanas, depósitos de contenedores, remolcadores, amarradores, prácticos, lancheros, transportistas mayores y menores, almacenes extraportuarios, empresas de estiba y desestiba, empresas de desconsolidación de contenedores, transpaleteros, horquilleros, movilizadores, y muchos actores más.

Por lo tanto, lo que deja de percibir la ciudad en el lapso de un año por la pérdida de competitividad de TPS, al no tener espacios suficientes para almacenar temporalmente las descargas de naves cada día más grandes, equivale a cerca de 94.000 contenedores, es decir la no despreciable suma de 73.320 millones de pesos (122.2 USD millones).

Sumado a esa cifra, se deben considerar las unidades vacías, alrededor de 30.000 anuales, por las que la ciudad está dejando de percibir alrededor de 2.000 millones de pesos, es decir un total aproximado de 75 mil millones de pesos.

Esto es lo que estamos perdiendo hoy como ciudad, al no dar las facilidades a TPS para ocupar Barón, y para que hablar de todas las trabas que ha debido soportar el Terminal 2. Por lo mismo, cuando quienes desconocen la actividad mencionan que el puerto no deja nada a la ciudad, deben analizar seriamente estas cifras.

Hoy, con las iniciativas que está respaldando cierto grupo de ciudadanos, esa suma ya se está perdiendo; y no son 11.000 personas las que están siendo afectadas, son 11.000 familias equivalentes a cerca de 55.000 personas.

Aún más, si consideramos a quien vende el almuerzo para el chofer, los mecánicos, al vendedor de repuestos e insumos y otros actores relacionados a la actividad, se suman aproximadamente 4.000 personas más. Es decir, están involucradas 15.000 familias o 75.000 personas.

Las buenas intenciones para la ciudad sobran, pero estamos poniendo en riesgo el empobrecerla cada día más. Hay tantos espacios en cerros y en el plan donde se pueden desarrollar las actividades culturales, recreativas y deportivas que tanto se desean, que ocupar Barón para eso sería un verdadero suicidio para nosotros como ciudad-puerto.

El aporte anual del movimiento portuario de TPS es de 360 mil millones de pesos (600 USD millones). Ese es dinero que queda en la ciudad, pues son las empresas y los trabajadores los que logran ese ingreso a través de la actividad portuaria. Lamentablemente, no podemos contar con 75 mil millones de pesos por los 94 mil contenedores que se pierden al momento que una naviera se va a San Antonio.

No obstante, es importante recalcar algo en que la alcaldía tiene razón. Es cierto que los impuestos, tanto de TPS como los que pagamos todos, van a dar a Santiago y de ahí se reasignan a las regiones, pero eso es distinto a la cifra que la actividad económica mueve, es diferente a creer que la actividad portuaria, como tal, no deja dinero en Valparaíso.

Los impuestos no quedan en la zona, pero sí queda el dinero correspondiente a la actividad económica, y eso suma por lo menos 360 mil millones de pesos; ese dinero queda aquí.


*Los dichos vertidos en las columnas de opinión son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten y no representan necesariamente el pensamiento editorial de PortalPortuario.cl

Si desea participar como columnista envíe su columna de opinión a: contacto@portalportuario.cl

Galerías y vídeos portuarios