Puerto de Valencia muestra caída de 100 mil pasajeros de cruceros durante 2014

La escala de cruceros en la ciudad de Valencia no atraviesa, precisamente, por su mejor momento, luego que el año 2014 mostrara un descenso de 100 mil pasajeros en un sólo año, quedando en el 7º lugar a nivel nacional, y con un panorama poco alentador para 2015.

Sin embargo – según informa Lasprovincias.es – no está todo perdido y desde Turismo Valencia abren una puerta a la esperanza: “vemos signos positivos que pueden iniciar una recuperación a partir de 2016”, aventuran. Como ejemplo ponen la progresiva recuperación de la venta anticipada que se había perdido a lo largo de 2013, ejercicio en el que la mayor parte de las reservas se realizaban a última hora; y la llegada de nuevos barcos de cruceros hasta ahora ajenos a los destinos españoles y de mayor tamaño, cuestión que, según el Puerto, permitirá cerrar el año con unos 380.000 pasajeros pese al descenso de navíos.

La capacidad que tiene el puerto valenciano para acoger a los mayores buques que existen, la captación de navieras que han reducido sus escalas en Valencia o que nunca antes habían pasado por el puerto valenciano, la creación de nuevos productos (gastronómicos, comerciales, culturales…) que hagan más atractiva la ciudad para el crucerista, y la inestabilidad de destinos ubicados en el norte de África, como Túnez, son algunas de las armas que maneja la capital para afrontar la dura batalla de recuperar, a partir del próximo ejercicio, los registros de 2012 y 2013. En estos años se rozó el medio millón de pasajeros que originaron un impacto económico en la ciudad de unos 60 millones de euros, entre el coste por la escala del buque y el gasto de los cruceristas y de la tripulación que desembarca. Sin embargo, para alcanzar esta cifra es necesario superar con creces los 373.000 viajeros contabilizados en el último ejercicio.

El boom de los cruceros es un fenómeno relativamente nuevo que, a nivel mundial, ha duplicado el número de pasajeros en sólo ocho años. En Valencia el crecimiento todavía ha sido mayor. Por ejemplo, de las 20 escalas y los poco más de 10.000 pasajeros del año 2000 se pasó a 110 buques y más de 100.000 cruceristas cinco ejercicios después. Entre 2012 y 2013 ya se superaban las 200 escalas y se rozaba el medio millón de pasajeros. La crisis económica, que no había conseguido frenar este crecimiento, terminó por hacer acto de presencia el año pasado, en el que se registró “un proceso natural de ajuste de la oferta a la demanda existente”, según precisaron desde Turismo Valencia.

Al mismo tiempo, la capital “lucha por competir con otras regiones del Mediterráneo Oriental y Asia que se encuentran en pleno desarrollo, con una fuerte demanda emergente que no pasa desapercibida para las navieras”. Sin embargo, el trágico atentado terrorista registrado en Túnez, en el que fueron asesinados 17 turistas, ha hecho que empresas navieras como Costa Cruceros cancelen las escalas que tenían programadas en esta ciudad y las desvíen a otros puertos del Mediterráneo.

Galerías y vídeos portuarios