Shipbreaking Platform pide a Francia redirigir viejo portaaviones a un sitio seguro para su reciclaje ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


Un grupos de ONG’s han solicitado al presidente de Francia, Emmanuel Macron, que asuma la responsabilidad de un antiguo portaaviones francés de actual propiedad brasileña que se dirige a desguace en Turquía, dado que se estarían violando los  Convenios de Basilea y Barcelona, según los activistas.

“Los informes de Río de Janeiro, Brasil, confirman que el barco gemelo del infame portaaviones Clemenceau, anteriormente conocido como buque de guerra francés FOCH, y más recientemente llamado Sao Paulo, ahora ha sido remolcado en un viaje de aproximadamente 6.000 millas a Aliaga, Turquía, donde se va a desguazar. Grupos ambientalistas de todo el mundo denuncian los planes de exportación y eliminación de Brasil en Turquía como ilegales e inseguros”, indicó la ONG Shipbreaking Platform.

La ONG Shipbreaking Platform, Basel Action Network (BAN), BAN Asbestos France, Henri Pézerat Association (Trabajo, Salud, Medio Ambiente), International Ban Asbestos Secretariat (IBAS), ?stanbul Isig Meclisi, Brazilian ABREA y Greenpeace Mediterranean han pedido al presidente Macron que asumir la responsabilidad del barco y dirigirlo a un reciclaje o reutilización seguro y legal, como hizo Francia con el transportista hermano Clemenceau en 2006. En ese momento, Francia exportó el Clemenceau a la India, pero el presidente de la época, Jacques Chirac, debió ordenar su regreso a Francia.

“La historia se repite tristemente. En 2006, el Tribunal Supremo de la India y el Conseil d’Etat francés exigieron a Francia que tuviera en cuenta el derecho internacional relativo al desmantelamiento del Clemenceau. ¿Será necesario que el movimiento ciudadano de muchos países afectados abogue nuevamente en la corte en 2022 para respetar el derecho internacional y el respeto de la salud ocupacional y ambiental?”, comentó Annie Thébaud-Mony de Ban Asbestos Francia.

Esta vez, según organizaciones ambientalistas, el movimiento del Sao Paulo de Brasil a Turquía también es ilegal, ya que viola el Protocolo de Izmir de 1996 (Protocolo sobre la Prevención de la Contaminación del Mar Mediterráneo por Movimientos Transfronterizos de Residuos Peligrosos y su Eliminación) del Convenio de Barcelona, ??que no permite la entrada de residuos peligrosos en el mar Mediterráneo a menos que se destinen a un país de la UE para su reciclaje o eliminación.

La exportación del barco también violaría el Convenio de Basilea, ya que Brasil no reconoció el Protocolo de Izmir que impone una prohibición a Turquía, y no notificó ni recibió el consentimiento de los posibles estados de tránsito España, Marruecos y el Reino Unido en el Estrecho. de Gibraltar. Además, las ONG afirman que se sospecha que el IHM (Inventario de materiales peligrosos) es una gran subestimación, ya que afirma que los niveles de asbesto, PCB y otros materiales tóxicos están muy por debajo de los que se encontraron en el Clemenceau.


 

Compartir




Ver mais conteúdos