Standard & Poor’s identifica tres riesgos a considerar por la industria portuaria en 2018 ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


Wiggins Island Coal Export Terminal, Australia

Standard & Poor’s Global Ratings identificó los tres principales factores de riesgo que a nivel global deberían considerar los puertos durante el presente año.

El informe “Industry Top Trends 2018 Transportation Infrastructure” de la agencia de calificación crediticia, señala que el primer factor es la exposición de la industria naviera a la demanda volátil de minerales como el carbón, níquel, litio y oro.

Lo anterior ha presionando los precios y empujado al poco acceso al créditos de la industria minera en los últimos años, lo anterior ha obstaculizado la flexibilidad financiera de los operadores portuarios de carbón.

Un ejemplo, señala Standard & Poor’s es el Wiggins Island Coal Export Terminal (WICET) en Queensland, Australia, que actualmente se encuentra en negociaciones preliminares para reestructurar su deuda y propiedad.

El segundo riesgo dice relación con la congestión, lo cual debería provocar que los terminales tomen medidas de protección.

S&P da cuenta que algunos encalves en China están sufriendo por el exceso de capacidad, la competitiva de otros terminales y el excesivo gasto.

Esto ha llevado al gobierno de Xi Jinping a buscar la integración portuaria, apuntando a lograr ahorros de costos y reducir la competencia y lograr la complementariedad.

La consultora además descubrió que los puertos indonesios, a pesar de atender a su tráfico de origen y destino, están viendo los efectos de los cambios en los patrones de demanda y oferta dentro del país desde el este y el oeste, lo que puede disociar el desempeño del crecimiento económico.

En tercer lugar, en la lista de vulnerabilidades portuarias de S&P se encuentra el riesgo regulatorio.

Según el analista, el creciente proteccionismo y el impacto mixto de la reforma tributaria por parte de la administración de Donald Trump podrían tener un impacto positivo a corto plazo, ya que los recortes tributarios pueden alentar el consumo y la inversión.

Sin embargo, podría ser negativo para el comercio mundial y los operadores portuarios globales a mediano o largo plazo si más fabricantes llevan la producción de sus bienes a Estados Unidos.

En este sentido, el reporte señala que la intervención gubernamental tanto en términos políticos y económicos es y seguirá siendo un riesgo.

Puerto Yangluo, China.

Por otra parte, en China la caída en las tarifas de manejo de contenedores por parte de los principales puertos bajo el reclamo de “antimonopolio” de las entidades regulatorias gubernamentales está reduciendo la rentabilidad de dichos puertos.

En tanto, en Indonesia, el gobierno ha desautorizado las inversiones de algunas empresas internacionales en empresas conjuntas (joint venture) con los principales operadores portuarios después de haber operado de dicha manera durante muchos años.

Lo anterior, ha creado incertidumbre sobre la capacidad de pago, así como sobre el gasto de capital futuro.

Mar Beltran, Senior Director and Sector Lead for Infrastructure, EMEA en S&P Global Ratings, señaló que este 2018 se “prevé que la infraestructura portuaria podría seguir mostrando sólidos perfiles de crédito y una perspectiva estable, esto ayudado por las altas barreras de entrada y la competencia limitada en cada mercado local, la infraestructura portuaria aún ofrece crecimiento en volúmenes y márgenes de ganancia saludables”.

“La industria podría entrar en una nueva fase de desarrollo. Sin embargo, el tamaño en expansión de los buques portacontenedores es positivo para puertos concentradores, terminales vecinos más pequeños o con limitaciones de capacidad, que pueden cooperar para satisfacer las demandas de las alianzas navieras y así resistir las presiones de las negociaciones. Tal cooperación puede suceder a través de asociaciones, fusiones y/o adquisiciones”, advierte la analista.


 

Galerías y vídeos portuarios