Ricardo Tejada: “Con la promulgación del convenio laboral marítimo formaremos parte de las grandes ligas” ¿Encontraste un error? Avísanos

Por N.Birchmeier Rivera

@PortalPortuario


Ricardo Tejada

A casi un año exacto de que el Estado chileno depositara el instrumento de Ratificación del Convenio sobre el Trabajo Marítimo en la sede de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Suiza, la normativa será promulgada este 22 de febrero para entrar en vigencia y modernizar las condiciones laborales en el sector marítimo acorde a lo establecido por el organismo.

Lo anterior, a juicio de Ricardo Tejada, gerente general de la Asociación Nacional de Armadores (ANA) de Chile, marca un gran hito en la historia de la marina mercante del país.

En conversación con PortalPortuario.cl, Tejada enfatizó en que esta promulgación de este convenio, que será aplicable en la mayoría de los buques que operan en Chile, “lo que hace es asegurar las condiciones de trabajo mínimas e igualitarias para todos los países, vale decir, por un lado asegura que las condiciones laborales de los trabajadores, tripulantes, oficiales sean mínimas para todo mundo, para todos los países que firman y son parte de este convenio; y por otro lado fija condiciones igualitarias para los armadores y países para que puedan competir de igual a igual, como decimos nosotros en las mismas condiciones”.

“Nosotros como Asociación Nacional de Armadores desde el año 2015 comenzamos una campaña muy fuerte a nivel de gobierno para incentivar y que se ratificara este convenio. Por qué su importancia, primero por ser parte de los primeros cuatro pilares fundamentales y ser reconocido como un país que cumple y que es apegado y es parte de las normas más importantes del comercio y tráfico marítimo. Por lo que su promulgación nos permitirá ser mirados con otros ojos y formar parte de las grandes ligas”, expresó.

¿Qué gana Chile esta promulgación?

Chile a pesar de cumplir y tener normas muchísimo más exigentes desde el punto de vista laboral, al llegar al extranjero con un buque y no tenías como demostrarlo, y una forma de hacerlo es ser parte y ratificar el convenio con lo cual a ti se te entrega una certificación que internacionalmente demuestra que cumples a lo menos las partes que indica el convenio. Quiere decir que nosotros ahora, a contar del 22 de febrero, al ya entrar en vigencia este convenio somos reconocidos internacionalmente, y tenemos la certificación internacional de que somos un país que cumple con lo mínimo de las leyes de legislación laboral. Esto es lo mínimo que se exige para poder compararlos con todos los países del mundo, nosotros exigimos muchísimo más.

¿Cómo trabajaron para verificar que se cumplían las condiciones del convenio?

Durante el año, a petición nuestra, pedimos que se conformara una mesa de trabajo y de implementación de la norma porque hay que revisar cada uno de los aspectos que contempla la norma y verificar si se están cumpliendo en Chile de mejor manera o si hay que hacer una modificación. En esa modificación, lo que se revisó y en lo único que no cumplimos o que es diferente en la norma es cuanto al descanso del personal embarcado.

¿En qué sentido no se apegaba a la norma?

El personal embarcado según la norma internacional dice que puede ir a descansar 10 horas en un periodo de 24 horas, aquí son 8 horas pero en un periodo de día calendario, lo cual es impracticable porque uno se puede acostar a las 10 de la noche y levantar a las 6 de la mañana del día siguiente, pero no es un periodo de un día calendario, por lo tanto, no se cumple y eso es impracticable. Y bueno eso se definió y se va a revisar durante este año.

Con otros aspectos no hubo problemas…

En general el resto aplica y Chile cumple por sobre manera la reglamentación y eso obligó a hacer una nueva certificación que nuestras naves que van al extranjero, porque todas cumplen pero se les exige certificación a los que viajan al extranjero porque ahí cada Port state control de cada país les va a pedir el certificado.

Y ya a contar de mañana (hoy) ya lo tienen que tener y se trabajó durante este periodo, se designó a la autoridad competente del convenio que es la Autoridad Marítima, la Directemar, y quienes delegaron la posibilidad de la certificación y de fiscalización a las OR o firmas clasificadoras en Chile. Esto se fue trabajando y finalmente para el día 22 de febrero van a estar todas conformes y cualquier buque chileno que vaya afuera tenga la certificación de ser reconocido como tal y no debiera tener algún problema salvo que tenga un hecho concreto o relevante que se haga saber, pero esto nos hace entrar a las ligas mayores y somos parte de los países que son parte de los cuatro pilares fundamentales del derecho internacional marítimo. Eso es lo que gana la marina mercante, nos ponemos los pantalones largos en cuanto a normas.

¿Cómo se toman desde ANA esta ratificación?

Francamente, para nosotros es un orgullo ser parte de estos países, que se nos mire con otros ojos considerando que nuestra marina mercante es reconocida en el mundo, con 200 años de antigüedad, y no podemos ser menos que otros países que tienen ratificado este convenio como Argentina, Alemania, Australia, Bélgica, Bahamas, China, que son algunos de los 92 países que lo han ratificado y ahora somos parte de ellos, de ese núcleo importante y eso nos da un nivel hacia los armadores chilenos también que somos parte y cumplidores de la ley.

Para nosotros como ANA lo que hacemos es representar a las navieras chilenas de manera transversal en los temas que no son ni operativos ni comerciales. Nuestra misión es velar porque se actualice la legislación, porque el marco regulatorio se actual y moderno, cumplamos y adherirnos a normas internacionales como este, así como está el convenio de Agua de Lastre que Chile no ha ratificado y en el cual vamos a insistir este año, está el convenio del Fondo de 1992 que tiene relación con el vertimiento de seguro de protección de hidrocarburos y que también lo vamos a impulsar.

¿Cuáles serán los próximos objetivos a conseguir este año?

Este año estamos enfocados en que se promulgue el decreto supremo 90, que ya lleva nueve años tramitándose que es el decreto de formación y titulación de gente de mar embarcada, muy alineado con el STCW de formación y titulación de gente de mar embarcada de la OMI, pero que ya se ha quedado atrás el nuestro, tiene más de 15 años, está obsoleto en muchos sentidos y nosotros hemos ido trabajando e insistido fuertemente en que se necesita un documento más actualizado y más moderno. Por distintas razones el Estado de Chile, porque son varios gobiernos, no lo ha querido firmar, pero entiendo ahora que este gobierno estaría en condiciones y ya se entendió las razones por las que se busca y estaría por firmarlo.

¿Y otros convenios?

Absolutamente, nos queda por ratificar el convenio de Agua de Lastre, ratificar el convenio del fondo que permite tener recursos frescos en caso de que exista un desastre con vertimientos de hidrocarburos en Chile, que pudimos haber usado en el caso de Quintero. Ese convenio llegó a Chile hasta el 2002 y fue tramitado y aprobado en el congreso y lo único que falta es la firma del presidente de la República, así que estamos presionando para trabajar con el Ministerio de Relaciones Exteriores para que lo firmen de una vez por todas.

Para modernizar la marina mercante…

Obviamente modernizar nuestra marina mercante y buscar todos los medios para mantener una marina competitivo dentro del marco del trabajo de Chile.

Será la clave para mantenerla competitiva…

Nosotros estamos dispuestos a que exista mayor competencia, como hemos mencionado, no le tenemos miedo a la competencia, que venga el que quiera competir con nosotros en la medida que sea en igualdad de condiciones, eso siempre lo hemos manifestado y sería bueno tener medidas que promuevan y fomenten el desarrollo de la marina mercante. Tenemos una carretera infinita, nuestro único limitante para seguir creciendo son los puertos, la capacidad de los puertos, podemos llevar toda la carga que queramos de norte a sur o a otros países sin limitación y eso hay que aprovecharlo.