Disputa entre sindicatos paraliza principal terminal de contenedores de Argentina ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Emiliano Galli

@TradeNewsAr 


Una pelea por el encuadre sindical de al menos 60 trabajadores de la principal terminal de contenedores de Argentina –Exolgan, Dock Sud– paralizó por completo las actividades operativas con bloqueos a la entrada y salida de camiones y con el consabido efecto de parálisis de toda la cadena logística: buque, playón, gates y depósitos.

El conflicto, una vez más, tiene como protagonista al Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA), que agrupa a los estibadores y, al Sindicato de Camioneros, por el cambio de afiliación de trabajadores de este último gremio al del sindicato liderado por Juan Corvalán, que declaró paro por tiempo indeterminado en la terminal.

Según informó Exolgan en un comunicado a la Cámara de Puertos Privados Comerciales, al Centro de Navegación y al Consorcio de Gestión del Puerto Dock Sud, se trata de “un conflicto intersindical absolutamente ajeno a nuestra empresa”.

La terminal portuaria explicó que fue el propio SUPA el que afilió “de hecho” y “sin efectuar ninguna presentación administrativa ante las autoridades” a trabajadores “de una contratista de Exolgan que se encuentran legalmente representados por el Sindicato de Camioneros”.

Tras el reclamo al Ministerio de Trabajo y el dictado de las conciliaciones obligatorias, Exolgan manifestó que, de todas maneras, el “SUPA inició una medida de fuerza que paralizó la operativa de carga y descarga de buques”.

Tras advertir que los estibadores no acataron lo normado por la cartera laboral, Exolgan subrayó que el SUPA profundizó las medidas de fuerza: “Bloqueó el egreso de camiones de la terminal con menores de edad y mujeres y paralizó todas las actividades de la terminal, es decir, las operaciones de buques, la entrega y recepción de contenedores”.

En las 24 horas que lleva el conflicto, más de 3000 contenedores de exportación no pudieron ser embarcados y al menos 1000 movimientos en un buque amarrado siguen demorados.

El secretario gremial Diego Corvalán, alienta constantemente el pase de trabajadores al SUPA. Y la presión a los trabajadores y a la empresa son moneda constante. Luego se apalanca en la “voluntad” de los trabajadores de afiliarse al sindicato con mejores condiciones (más allá del sueldo, por ejemplo, la edad jubilatoria en Camioneros es a los 65 años, mientras que en Estibadores es a los 55 años), y las promesas de “mejores ingresos” están, también, a la orden del día.

Resolución

La cuestión de encuadre sindical prevé ser dirimida de manera intersindical bajo el paraguas de la confederación que comparten. Es decir, primero debería resolverse en el seno de la Confederación General del Trabajo (CGT). Si lo definido por el tribunal de la CGT no alcanza, se recurre a la Secretaría de Trabajo.

Luego, está la respuesta de Camioneros: Pablo Moyano no va a dar el brazo a torcer. Mientras el SUPA paralizaba la terminal, micros con manifestantes de Camioneros bloquearon también los accesos a Exolgan.

Más allá de todo, Exolgan está en el medio de una nueva disputa de poder entre gremios. Y en el medio está todo el comercio exterior argentino porque los gremios pueden escalar el conflicto al resto de los puertos.

Y no es complicado proyectar el perjudicado final de este reguero de pólvora que se acaba de encender: empresas que incumplen sus contratos comerciales por no embarcar a tiempo y cadenas de abastecimiento de fábricas locales que no tienen los insumos largamente esperados después de recorrer el cadalso de la CEF de la AFIP, las SIMI de Comercio y los dólares oficiales del BCRA.


 

Compartir





Ver mais conteúdos