Gonzalo Davagnino: “Armadores no han confirmado recaladas a San Antonio” ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Andrés Orrego Siebert

@PortalPortuario


Valparaíso, el home port chileno, podría perder cerca del 50% de las recaladas de cruceros para la próxima temporada, lo que supondría pérdidas de más de 3 millones de dólares. Las naves de cuatro líneas harían 18 escalas en el vecino Puerto de San Antonio, cuyo concesionario Puerto Central (PCE) cerró en abril pasado el ciclo 2016-2017 debido a la incertidumbre derivada de diversas protestas y amenazas efectuadas por los portuarios locales.

La noticia, que se dio a conocer mediante un comunicado por parte de PCE, fue en parte descartada por el gerente general de Puerto Valparaíso, Gonzalo Davagnino, quien en entrevista con PortalPortuario.cl, sostuvo que los armadores no han comunicado una decisión de operar en otro terminal.

 

Davagnino; no obstante, reconoció que existe malestar por parte de las líneas de cruceros debido a la permanente hostilidad que han recibido por parte de los portuarios, así como la falta de garantías que ha dado el operador del T1, Terminal Pacífico Sur.

¿Qué le parece la información dada a conocer por Puerto Central? 

Lo que diga Puerto Central es de Puerto Central, porque lo que nos interesa es recibir la confirmación de los armadores que estuvieron acá y les hicimos una propuesta y sin duda que eso se iba a revisar en dos semanas y recién se ha cumplida una, por lo que nos parece raro tener hoy día una decisión. Nuestro concesionario TCVAL estaría reuniéndose esta semana con algunos armadores de Estados Unidos, así que esperaremos a ver cómo se desarrrolla.

 

¿Las reuniones son con armadores que ya habían confirmado o con otras empresas? 

Son los mismos armadores que participaron en las reuniones de la semana pasada que son el grupo Carnival, Norwegian Cruise Line, Royal Caribbean, etc.

O sea todavía se podría revertir la decisión de las líneas de operar en San Antonio… 

A ver, lo que pasa es que la decisiones de este estilo obedecen  a las señales que se les han dado y eso, obviamente, genera un desincentivo frente a una decisión como esta.

¿A quién hay que responsabilizar frente a la pérdida de casi un 50% de los arribos a Valparaíso?

Creo que no hay que mirar muy lejos. Primero, han habido muy malas señales de nuestro concesionario TPS  a la industria, primero por no entregar la seguridad de atraque con los dos años de antelación que ha solicitado el mercado. Segundo, no se ha cumplido por parte del concesionario la condición de entregar una posibilidad de contrato para tener ventana horaria, sabiendo que este mercado funciona de manera exacta en relación a día y hora. Tercero han habido malas señales al mercado cuando se ve que se quiere o pretende subir una tarifa de 30 a 60 dólares aunque sea la tarifa máxima, aún así la señal es mala, porque se transparenta por parte del mismo TPS que los cruceros tienen otras opciones para operar, lo que demuestra que ese mercado no sería tan importante para ellos. La peor señal es que dirigentes del mismo concesionario se toman las puertas y amenazan abiertamente a al mercado.

Ustedes han tenido reuniones con otros organismos como la Subsecretaría de Turismo, Fedetur y el Municipio ¿Qué grado de avance tiene eso?  

Siguen las malas señales cuando compromisos adoptados en la mesa no se cumplen en términos de disponer de los contratos para los armadores, incumplimiento en términos de la presencia cuando se hace una reunión por parte del alcalde (de Valparaíso) Jorge Sharp que nos invita a todos para buscar la forma de solicionar este tema y Terminal Pacífico Sur no llega a la reunión y esas señales limitan las posibilidades de llegar a un acercamiento.

¿Qué hará EPV al respecto?

Vamos a dar cumplimiento a todo lo que es nuestro contrato, vamos a dar  cumplimiento a los reglamentos que existen y que están vigentes y que deben ser cumplidos por nuestros concesionarios y se parasán las multas si corresponden, porque el puerto y el sistema portuario no puede perder una industria tan importante como la de cruceros.

¿Se sigue revisando el contrato de concesión de TPS? 

No quiero hablar de revisar el contrato de concesión, sino quedarme en lo positivo que los concesionarios del puerto como Terminal Pacífico Sur tienen reglamentos que respetar como es la coordinación naviera cuando en 2016 se confirma por parte del concesionario todos los buques de  esta temporada 2017-2018, lo que significa que TPS debe atender a todos los buques de a temporada y darles seguridad y eso implica que su gente, sus sindicatos trabajen.

A propósito de los sindicatos, la industria de cruceros se ha visto salpicada por el tema de las cargas limpias ¿No llegó esto demasiado lejos? ¿No debió EPV, tal vez, flexibilizar su postura?

Este ejemplo es como si hiciéramos una concesión de la ruta 68 y después quisiéramos llenar de restoranes en la mitad de la ruta, interfiriendo el tráfico. Esto no es solo carga limpia, o los aforos y estos están asociados a un volúmen de 4 mil 125 contenedores anuales y eso no cambia la aguja, entonces si estos 4 mil contenedores generan alrededor de 200 millones de pesos en turnos, no entiendo por qué los portuarios siguen peleando por ella, si los cruceros generan cerca de 300 millones de pesos en turnos. Aquí, entonces, hay un problema de negocio, el problema es del privado, no de los portuarios y hoy nadie, y eso hay que dejarlo muy claro, puede estar por encima de la operación del modelo portuario, eso no ocurre en ningún país.

Ninguna posibilidad a cambiar el modelo entonces…

No se puede cambiar las condiciones propias de las concesiones. La concesión del Terminal 2 no considera los aforos y los que participaron de la licitación del Terminal 1 saben que las condiciones eran esa, pero además, que este puerto, en sus dos terminales, son multipropósito y no solo de contenedores como se ha querido hacer ver. La pregunta que me hago, entonces, es por qué los trabajadores de TPS no trabajan y no atienden los cruceros, por qué TPS no da un servicio contínuo, no se entiende que los portuarios peleen por 6 mil turnos y no 30 mil como dicen ellos, turnos que no tienen porque la Corte Suprema fue clara en decir que los aforos nunca se hicieron en los terminales de Puerto de Valparaíso.

¿Cuánto pierde Valparaíso sin recibir estas 18 recaladas?

El puerto va a dejar de recibir un poco más de 3 millones de dólares, solo por el efecto que provoca la no atención en el Terminal 1, porque el Terminal 2 va a seguir operando, porque se han buscado alternativas desde la Empresa Portuaria de Valparaíso.  Le entregamos todos los antecedentes a los armadores que se han reunido con nosotros, con el concesionario del Terminal 2, con sus asesores que preparan los estudios de ingeniería para posibilitar la atención de buques en el sitio 8 y lo encontraron bien y satisfechos de poder hacerlo, pero -a la vez- están molestos con la actitud del Terminal 1 respecto de la industria, porque han visto poca transparencia en palabras de ellos.

Pero solo con el T2 actual no bastaría para dar atención a todas las naves de pasajeros…  

Este es un puerto que fue concesionado como terminal multipropósito, donde el año 99 cuando se concesiono tenía, fruta, cruceros y contenedores y eso lo sabían los que concesionaron el Terminal 1, por lo que no deja de molestarme que se hable que este es sólo un puerto de contenedores.  Hay que buscar la manera de recuperar todo esto, estamos haciendo estudios para construir una terminal dedicada de manera de aislar los frentes de atraque actual, TPS principalmente, para concentrar los cruceros en un solo terminal y, de ese modo, no se vea afectada.

A raíz de esta contigencia ¿Cambia la prioridad de los proyectos de EPV? ¿Es más urgente o prioritario el muelle de cruceros que el Puerto de Gran Escala? 

El Puerto de Gran Escala sigue teniendo prioridad número 1, pero esa misma prioridad la tiene el muelle de cruceros y la terminal ferroviaria de Yolanda. No cambian las prioridades, pero sí  es urgente la construcción del Terminal 2, porque si lo tuviéramos podríamos tener la oferta del los cruceros concentrada allí.

Buena noticia al menos lo que manifestó la Unesco en ese sentido… 

Sin duda es una buena noticia, pero la decisión es del país. Lo de la Unesco demuestra que las cosas se han hecho bien, a pesar de todos los ruidos y comentarios que se han escuchado, las cosas se han hecho como corresponde a una empresa portuaria autónoma del Estado, donde se tiene que dar cumplimiento a todos los temas administrativos, legales, operativos, ingenieriles, técnicos, así que estamos bien tranquilos, porque hemos hecho un trabajo técnicamente contundente.


 

Compartir





ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias