Alcalde Vera asegura que San Antonio trabaja para dar el mejor servicio a más de 40 mil cruceristas ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Andrés Orrego Siebert 

@PortalPortuario


Alcalde Omar Vera

El alcalde de San Antonio, Omar Vera, aseguró que la comuna se encuentra realizando un trabajo silencioso, pero intenso para dar la mejor atención posible a los más de 40 mil pasajeros de cruceros que arribarán a la comuna en un inédito ciclo que comenzará con la llegada del Zaandam de Holland America, el 16 de octubre. 

La nave es una de las que, tal como informó PortalPortuario.cl el 31 de agosto, dejará a Valparaíso para trasladar sus servicios a Puerto Central que, originalmente, iniciaría su primera temporada de cruceros con el arribo del AidaCara. 

Sin embargo, la decisión del grupo Carnival, que aglutina a Holland America, Princess Cruises y Seabourn Cruises, de dejar a Valparaíso y convertir a San Antonio en su homeport, llevándose 13 recaladas cambió el panorama y ha hecho redoblar las labores de preparación para este “desafío”, según dijo el edil.

Vera recordó que de la atención del Norwegian Sun en abril comenzaron a trabajar para recibir a las líneas Aida Cruises, Norwegian Cruise Line, Regent Seven Seas y Oceania Cruises que, en julio, anunciaron su traslado a la comuna puerto. 

“Esta es una tremenda responsabilidad, un gran desafío, porque saltar a esta cantidad de naves no es menor, pero estamos trabajando. Hay una mesa de turismo que está funcionando todas las semanas y nos permite ir fortaleciendo e identificando nuestras debilidades para trabajarlas y mejorarlas, también estamos trabajando con el sector portuario para brindar un buen servicio”, afirmó Vera a PortalPortuario.cl. 

El alcalde apuntó que, entre otras cosas, “estamos haciendo un curso de inglés a los prestadores de servicios de gastronomía, hotelería, de transporte y artesanía de manera que tengan herramientas para interactuar con quienes nos van a visitar”.

El jefe comunal, por otro lado, quiso destacar el esfuerzo de todos los actores de la comuna, incluyendo a la Empresa Portuaria San Antonio, el concesionario Puerto Central, los deparamentos municipales, gobernación, policías, aduanas, Servicio Agrícola y Ganadero y prestadores de servicio, porque “estamos trabajando todos en un solo equipo que se llama San Antonio, aquí no hay intereses particulares”.

En total, el Puerto de San Antonio recibirá 23 recaladas de cruceros entre octubre de 2017 y abril de 2018, mientras que Valparaíso -que tenía programados 39 arribos- solo atenderá 16.

Conflicto en Valparaíso

Cabe recordar que el éxodo de cruceros desde el Puerto de Valparaíso se inició el pasado 24 de abril cuando el Norwegian Sun amarró en Puerto Central, luego de que su propietaria Norwegian Cruise Line determinara que no existían las garantías para seguir operando en la capital regional. 

Dicho buque, que en 2015 volvió a tocar puertos chilenos tras seis años de ausencia, se vio afectado  el 9 de marzo al no tener prioridad de sitio en Terminal Pacífico Sur, lo que derivó en que más de 1.700 personas, en su mayoría de la tercera edad, tuvieran que desembarcar en tenders para luego dirigirse al Valparaíso Terminal de Pasajeros. El hecho fue calificado como un “día negro” y “desastre mayor”. 

La situación fue la coronación de una seguidilla de acontecimientos amenazantes para la industria de cruceros que se vio envuelta en un conflicto ajeno derivado del enfrentamiento entre los portuarios y la Empresa Portuaria de Valparaíso por la realización de aforos en la orilla, asunto en que EPV se mantuvo firme argumentando que ya había sido zanjado por la Corte Suprema.

Fue así que los estibadores no sólo bloquearon a los cruceros Crown Princess y Costa Luminosa el 15 de febrero.

De la problemática surgieron varias mesas de trabajo entre los portuarios y operadores turísticos vinculados a la industria de cruceros. En las instancias, los estibadores se comprometieron a bajar la beligerancia; no obstante, eso no se cumplió al levantarse, por medio de un comunicado el 13 de abril, una nueva amenaza de no atención. 

Casi un mes antes, y en medio de la incertidumbre provocada por las tensionadas relaciones entre los portuarios y la estatal, la Florida-Caribbean Cruise Association (FCCA) advertía a la EPV que, de prevalecer el conflicto, Valparaíso corría el riesgo de perder recaladas. 

En ese contexto, se activaron una serie de negociaciones de alto nivel para dar tranquilidad a la industria, la cual no quedó conforme con las soluciones propuestas tras una visita de ejecutivos a Chile a fines de junio y que también fue foco de amenazas.  

Pese a esto, el gerente general de EPV, Gonzalo Davagnino, aseguró en julio a PortalPortuario.cl que con las medidas ofrecidas -que consistían en la instalación de bitas adicionales en el Terminal 2, operado por TCVAL– se lograba retener a un 70% de los cruceros, deteniendo la fuga a San Antonio.

Un mes más tarde, y después de varias reuniones privadas, los portuarios y la estatal sellaron el 10 de agosto -tal como informó primero PortalPortuario.cl- un acuerdo que permitió acabar con el conflicto. El pacto, que fue dado a conocer en un punto de prensa el 11 de agosto en el que participaron también operadores turísticos, los concesionarios y el municipio, validó como propuesta la construcción de un muelle exclusivo para cruceros, a fin de evitar trastornos para la operación de naves de carga y pasajeros, siendo considerado esto una nueva garantía para la industria.

Dicha estructura, que considera una inversión de 44 millones de dolares, se emplazaría frente a las actuales instalaciones del Valparaíso Terminal de Pasajeros que opera Agunsa, grupo interesado en administrar el nuevo muelle.

La idea, que ahora cuenta con un respaldo transversal, solo podría ser viable con aportes del Estado o bien con un aumento de las recaladas que, incluso,  debieran ser mucho más que las 39 que inicialmente se habían fijado para este ciclo 2017-2018. Por este motivo, el experto internacional, Mike Ronan, dijo durante su visita a la Región del Bio Bio a PortalPortuario.cl que no veía viable esa solución. 

De momento, Valparaíso sólo podría recobrar participación en este mercado al año 2020 esperando un aumento de arribos de cruceros a Chile y un crecimiento de la transferencia de contenedores en Puerto Central, lo que haría valer el permanente argumento de que los “puertos de la región son complementarios”.


 

 

 

Compartir